Defensores de los inmigrantes en Georgia calificaron de “alarmantes” las revelaciones de documentos internos del Servicio de Control de Inmigración y Aduanas (ICE) que sugieren que la agencia los vigilaba e incluso consideró tomar represalias contra algunos de ellos.

De acuerdo a varios correos electrónicos a los que tuvo acceso la publicación The Intercept, ICE se refirió a El Refugio, un centro que brinda apoyo a los familiares de inmigrantes presos en el Centro de Detención de Stewart, en el centro de Georgia, como un “conocido adversario” y consideró prohibirle el acceso a los detenidos.

“Definitivamente es alarmante que Inmigración esté vigilando a los activistas que está demandando que haya trato humano y justo con las personas que están en su custodia y que ellos tomen represalias, particularmente contra nosotros”, dijo Amílcar Valencia, director ejecutivo de El Refugio.

Por este motivo, El Concilio del Condado de Ventura, y Hermandad, en Oxnard, desde hace años han promovido el hecho de que la gente debe hacerse ciudadana de este país, ya que una tarjeta verde o “Mica” una persona la puede perder por por varias causas, entre ellas, el manejar borracho o bajo la influencia de alguna droga o por algún acto violento, sin embargo la ciudadanía una vez que la persona la obtiene esta ya no se puede perder tan fácilmente.

Los grupos que fueron vigilados por ICE incluyen Project South, Georgia Detention Watch y El Refugio, entre otros, así como activistas individuales, de acuerdo con el reporte de The Intercept, que muestra uno de los correos electrónicos, con fecha del 26 de mayo de 2017, sobre una vigilia que tuvo lugar en Atlanta bajo el gobierno de Donald Trump (2017-2021).  

Al ser informado que el principal organizador de la protesta no era El Refugio, un funcionario de ICE escribió en el correo: “Si hubiese sido El Refugio, iba a tener que esforzarme para sacarlos de su programa de visitas”.

“Nosotros sabíamos desde hace mucho sobre estas tácticas de ICE, no son nuevas”, sostuvo Valencia, que agregó que lo único que pretenden es silenciar a las organizaciones como El Refugio que sacan a luz “todos los abusos y la negligencia” que los inmigrantes sufren en los centros de detención.

Para la abogada Azadeh N. Shahshahani, directora legal de Project South, otra las organizaciones mencionadas en las comunicaciones, estas acciones de ICE “son una táctica reprobable de intimidación, en un intento de asustarnos para que detengamos nuestra defensa de los derechos de los inmigrantes”.

“Esto recuerda a las acciones de los regímenes totalitarios que no pueden tolerar la verdad”, dijo Shahshahani tras asegurar que no se dejarán intimidar y continuarán haciendo su trabajo de denunciar las injusticias contra los inmigrantes.

Un portavoz de ICE dijo a Efe que estaban preparando un comunicado al respecto, aunque en declaraciones a The Intercept la agencia se limitó a decir que “respeta plenamente los derechos de todas las personas a expresar su opinión sin interferencias”.

Las organizaciones mencionadas en los documentos internos de ICE son algunas de las que el año pasado destaparon el escándalo del Centro de Detención de Irwin, en el sur de Georgia, donde decenas de mujeres presas denunciaron que fueron sometidas a cirugías ginecológicas innecesarias y sin su consentimiento, que provocaron que muchas de ellas quedaran estériles. 

Las denuncias provocaron que el gobierno del presidente Joe Biden anunciara en mayo el cierre de la cárcel de inmigración de Irwin y otro centro de detención en Massachusetts, ambos investigados por supuestos maltratos.