El gobernador del estado de California, el demócrata Gavin Newsom, presentó este jueves un nuevo plan que volverá a endurecer las restricciones a la movilidad y a la actividad económica para luchar contra el aumento de los casos de covid-19 en la región.

El plan, presentado por Newsom en rueda de prensa, divide California en cinco partes, y el endurecimiento de las restricciones se producirá de forma automática en cada una de ellas 48 horas después de que pasen a tener más del 85 % de sus camas en las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) ocupadas.

Cuando esto ocurra, se cerrarán en la zona afectada las peluquerías, salones de belleza, parques infantiles, bares, bodegas, cines, museos y zoológicos, además de los restaurantes, que solo podrán seguir sirviendo comida para llevar y haciendo entregas a domicilio.

A diferencia de lo ocurrido en marzo y abril, las tiendas podrán seguir abiertas, pero solo podrán acoger a un 20 % del total de clientes que permita su aforo, mientras que las escuelas seguirán funcionando presencialmente.

Todas estas medidas estarán en vigor de forma automática durante por lo menos tres semanas en cada región y, pasado este tiempo solo se levantarán si se prevé que las camas disponibles en las UCI vayan a estar por encima del 15 % al término de la cuarta semana.

Las zonas en las que se ha divido el estado (el más poblado de EE.UU., con casi 40 millones de habitantes) son: California Norte, Área de la Bahía de San Francisco, Área de Sacramento, Valle de San Joaquín y California Sur (que incluye Los Ángeles y San Diego).

El gobernador dijo que el pronóstico es que todas las zonas sobrepasen el 85 % de ocupación en las UCI y por tanto tengan que aplicar las restricciones antes de que termine la semana, con la excepción del área de la Bahía de San Francisco, que podría tardar unos días más.

Además de estas medidas concretas, California recomienda a todos sus vecinos que eviten todos los viajes y trayectos no esenciales, especialmente ahora que se acercan las fechas navideñas.

En la última semana, los nuevos casos detectados de coronavirus en California se han disparado hasta los 15,000 diarios y las muertes han pasado de alrededor de una quincena diaria a principios de noviembre a 113 este miércoles.

El director de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, en inglés), Robert Redfield, auguró este miércoles que el sistema nacional de salud pública de EE.UU. está ante los meses más difíciles de su historia por el fuerte repunte de la pandemia.

El director de la agencia encargada de la prevención y control de enfermedades vaticinó, además, que al llegar a febrero habrán muerto 450,000 personas en Estados Unidos, lo que significa unos nuevos 175,000 fallecidos entre lo que queda de diciembre y enero.