Festival del Rebozo

Por Tim Pompey y Carlos García

El 15º Festival Anual del Rebozo se llevó a cabo en el Rancho Adolfo Camarillo el domingo 19 de mayo.

Ubicado bajo los gigantescos árboles de hoja perenne, palmeras y la higuera Moreton de 126 años de edad, el festival vendió un estimado de 1,000 boletos y brindó una gran reunión para apoyar financieramente a las agencias sin fines de lucro en todo el Condado de Ventura.

Lanzada en 2005 como recaudadora de fondos por la fundadora y directora Sra. Irma J. López, comenzó en el patio de su patio casa con un grupo mucho más pequeño de 250 personas. A partir de ahí creció rápidamente cada año.

“Vivo en un callejón sin salida”, dijo Irma bromenado. “A medida que crecía, la gente cabía en mi patio, pero los autos no cabían en la calle”.

Hoy, su tamaño es indicativo de la gran comunidad de “madrinas” que lo apoyan.

El dinero recaudado de los patrocinios y la venta de boletos se dona a organizaciones sin fines de lucro que envían una propuesta de subvención a Las Madrinas.

“Escriben una subvención y en septiembre, tomamos la decisión y luego reciben el dinero este año”, explicó Irma.

El rebozo, un colorido atuendo mexicano, es el símbolo del festival. Los rebosos que se venden en el festival se seleccionan de varias ubicaciones en todo México. La directora Yolanda López y otras madrinas viajan periódicamente a lugares como Oaxaca, Michoacán y Jalisco.

“Hacemos una visita una o dos veces al año”, dijo Yolanda. “Los compramos a las personas que los hacen”.

De acuerdo con la cultura del área, varían en textura, patrón y materiales de estado a estado. Para Irma, el rebozo es un símbolo del calor y la generosidad de los mexicanos.

“Abraza el calor de nuestra cultura latina a nuestra comunidad”, dijo. “Es un símbolo de amor. Llevamos a nuestros bebés en él. Llevamos comestibles en el mismo. Lo usamos para festivales como el de hoy ”.

Los ganadores de este año de las Becas del Festival de 2019 fueron: - Receptor principal: Many Mansions, una organización sin fines de lucro que desarrolla y administra sitios de viviendas asequibles en todo el sur de California. - Receptor secundario: Liga de asistencia - Conejo Valley, una organización sin fines de lucro que identifica, desarrolla, implementa y financia programas filantrópicos en curso para mejorar las vidas de niños y adultos. - Receptor secundario: el Discovery Center for Science and Technology, un centro educativo sin fines de lucro que ofrece programas prácticos de ciencia en escuelas y lugares de la comunidad local. Otros honores individuales anunciados durante el Festival incluyen: - Matilde “Mati Sanchez, 5º premio honorario de madrina del año. - Gerardo “Jerry” Ascencio, maestro de ceremonias. - Dr. Manuel M. Lopez, reconocimiento especial como Comisionado de Oxnard Harbor y ex Miembro y Alcalde del Consejo de Oxnard

Como parte de las festividades del día, la música fue proporcionada por el Trio Los Principles, el Ballet Folklórico Mestizo bajo la dirección de Matilde “Mati” Sánchez, y Estefani López, también conocida como “Mariachi Girl”, acompañada por el Oxnard Mariachi Águilas.

Para destacar el rebozo, un espectáculo de moda fue presentado por las Señoritas del Rebozo y presidido por las Madrinas Yolanda P. López y Nallely Miranda. Los participantes incluyeron a Claudia Guerrero, Sofía Paz, Valeria Galván, Karla De La Cerda, Lenica Corona y Cynthia Alvarez. La ganadora del espectáculo, Karla De La Cerda, se está graduando de Oxnard College con un título en Artes Culinarias. Ella planea asistir a la Universidad Politécnica de California en Pomona y eventualmente sea tener su propio restaurante.

Karla proviene de una familia de cocineros que emigraron de Jalisco. Su padre es dueño del restaurante Taqueria Caporales en Hueneme Road en Oxnard. Ella está emocionada de seguir adelante con sus estudios.

“Estoy lista”, dijo ella. “Es un gran movimiento. Soy la primera persona de mi familia en ir a la universidad. Es una especie de nerviosismo porque me estoy graduando de la universidad, pero la universidad es un paso completamente distinto “.

Sus pasatiempos incluyen ir a la playa, viajar, animales y, por supuesto, cocinar. Ella se considera una panadera de primera categoría.

Karla recibió una beca de $ 1,000 del Festival Rebozo, que fue igualada por la Fundación del Colegio Oxnard, por un total de $ 2,000.

“Estoy muy, muy feliz porque ese dinero definitivamente va a ayudar para cuando vaya a Cal Poly”, declaró.

Para la fundadora del Festival, Irma López, el Festival Rebozo es su oportunidad de hacer una diferencia en su comunidad. Originalmente, desde Camarillo, asistió a la escuela St. Mary Magdalen en la capilla que Adolfo Camarillo ayudó a construir. Ella está emocionada de tener el festival conectado a su legado como benefactor en la comunidad local.

“Siento que él está allá arriba en espíritu”, reconoció ella, “mirando hacia abajo y viendo que estamos compartiendo las tradiciones de su herencia. Creo que esta muy contento”.