Enfrentamiento

Un miembro de la extrema izquierda Antifa (Izq.) y un miembro de la extrema derecha Proud Boys (Der.) tienen una discusión acalorada bajo la atenta mirada de una cadena humana de policías en Washington, DC.

Por Beatriz Pascual Macías

Personalidades de la ultraderecha de EE.UU. se reunieron este sábado en una céntrica plaza de Washington, mientras tres centenares de antifascistas protestaban por su presencia bajo la atenta mirada de una cadena humana de policías, que separaba los dos eventos.

La calle número 14 de Washington se convirtió en la línea divisoria de las manifestaciones: a un lado, en un parque a 600 metros de la Casa Blanca, había centenares de activistas envueltos con banderas del arco iris y camisetas negras con el lema “Black Lives Matter” (Las Vidas de los Negros Importan).

Y, al otro lado, en la Freedom Plaza, personalidades de la ultraderecha dieron incendiarios discursos sobre un escenario negro mientras eran coreados por decenas de personas con gorras rojas con el lema de campaña del presidente, Donald Trump: “Hacer a EE.UU. grande de nuevo” (“Make America Great Again”).

Rodeando ambas protestas, los policías municipales de Washington colocaron hileras de vallas negras e intentaron que nadie cruzara la calle para pasar de una protesta a otra.

Además, el trafico fue cortado mediante la colocación de unos camiones naranjas que suelen usarse en las obras de construcción y que, hoy, bloquearon la entrada a cada calle.

A pesar de esas medidas, un grupo de manifestantes -vestidos oscuro y con la cabeza cubierta por capuchas y cascos de bicicletas- logró romper el cordón policial y marchar por las calles mientras portaban bates de béisbol y ondeaban banderas rojinegras, usadas por movimientos anarquistas y sindicalistas.

Esos activistas siguieron caminando durante un rato y se dispersaron sin poder llegar a la plaza donde los ultraderechistas tuvieron su acto, destinado a exigir “libertad de expresión”.

El objetivo de los ultraderechistas es clamar contra el supuesto “veto” que gigantes de las redes sociales, como Twitter, han impuesto sobre polémicas personalidades de la derecha radical, explicó Tim Fazenbaker, uno de los oradores del evento y candidato republicano al Congreso de cara a las elecciones de 2020.

Hace semanas, en cuanto comenzó a organizarse ese evento de la ultraderecha, una veintena de organizaciones progresistas formaron una coalición destinada a convocar una contramarcha para dejar claro que, en la capital de EE.UU., “no hay lugar para los supremacistas blancos”.