Cierran la frontera



El cruce fronterizo de San Ysidro, que une San Diego (California) y Tijuana (México), donde miles de migrantes aguardan para pedir asilo en EE.UU, fue cerrado el lunes por unas horas para colocar “materiales de reforzamiento”, informó la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) estadounidense.

Esta medida, que tomó por sorpresa a miles de personas que transitan diariamente entre ambos países, interrumpió temporalmente tanto el cruce vehicular como uno de los dos cruces peatonales, indicó una portavoz de la agencia estadounidense.

Tras haber cerrado por completo el cruce sin previo aviso, cerca de las 07.00 hora local (16.00 GMT) reabrieron los primeros carriles en la considerada “frontera más transitada del mundo”. El ingreso desde Estados Unidos hacia México no se vio afectado durante este lapso.

Decenas de elementos de seguridad custodiaban el cruce hacia California, mientras notificaron a los automóviles que esperaban en fila sobre la decisión.

Durante este repentino cierre, el ingreso hacia San Diego se limitó al puerto internacional de Otay Mesa y al cruce peatonal del lado oeste en San Ysidro, que por ende registraron demoras más largas a lo habitual.

Si bien la autoridad no especificó que el cierre respondiera a la presencia de la caravana migrante en Tijuana, hace una semana tropas estadounidenses cerraron el paso en tres de los 26 carriles para vehículos de San Ysidro para la instalación de muros de contención y alambrado.

Diariamente, el cruce internacional de San Ysidro recibe cerca de 50,000 vehículos y 25,000 peatones.