La tasa de propiedad de vivienda de los latinos en Estados Unidos en 2020 superó por primera vez el 50 %, pero el acceso a la compra de casas para esta comunidad aún enfrenta retos, según un nuevo informe de la Asociación Nacional de Agentes Inmobiliarios (NAR).

Aunque 2020 estuvo marcado por la llegada de la covid-19 y los altos precios de los bienes raíces, la tasa de propiedad de vivienda en EE.UU. subió a 65.5 %, un 1.3 % más que en 2019 y el mayor aumento anual registrado, destaca el informe.

El incremento también se vio reflejado en los hispanos, que con 51.1 % en la tasa de propiedad de vivienda alcanzaron máximos al superar el 50% por primera vez.

Sin embargo, los hispanos aún están por debajo de los propietarios blancos (72.1 %) y los estadounidenses de origen asiático (61.7 %). 

Por su parte los afroamericanos siguen enfrentando importantes obstáculos en su camino para ser propietarios de vivienda. La tasa de propiedad de vivienda para esta comunidad (43.4 %) está por debajo de la de hace una década (44.2 % en 2010).

Al respecto, NAR señaló en un comunicado que el acceso a la propiedad de vivienda se ha erosionado para muchos consumidores desde el comienzo de la pandemia debido a la combinación de precios récord de las viviendas y un inventario bajo.

Desde 2019, los precios de las viviendas se han disparado 30 %, (alrededor de 80.000 dólares) para una vivienda típica, mientras que el inventario de viviendas se ha reducido a menos de un millón de unidades disponibles para la venta en todo el país.

Aproximadamente la mitad de todas las casas actualmente en venta (51 %) son asequibles para hogares con ingresos de al menos 100.000 dólares. Sin embargo, 35 % de los hogares blancos, 25 % de los hogares hispanos y solo 20 % de los hogares afroamericanos tienen ingresos superiores a 100,000 dólares.

El estudio también reveló que 16 % de los encuestados hispanos y 32 % de los afroamericanos dijeron que enfrentaron requisitos más estrictos en una transacción de compra de vivienda debido a su raza.