¡Llegó esa época del año tan divertida! Los niños han salido de la escuela y regresan los campamentos de verano y la recreación al aire libre vuelve a ser parte de las actividades diarias para compartir tiempo en familia. Por eso, el mes de junio se celebra el Mes de Actividades al Aire Libre. 

Sin embargo, la llegada del verano también trae consigo mucho calor que puede presentar problemas de salud para aquellos que decidan pasar la mayoría de su tiempo al aire libre, ya sea en la playa, haciendo ejercicio, en el parque, u otras actividades bajo el sol. 

Este año, la llegada del verano también marca el comienzo del fin de lo que ha sido un año y medio de muchas dificultades, impulsadas por la pandemia del COVID-19 que obligó a muchos a permanecer en casa y no poder disfrutar de las actividades al aire libre como normalmente hacían.  

Según el Diario de Administración de Parques y Recreo, los hispanos pasan más tiempo al aire libre que otros grupos demográficos. En gran parte, esto es debido a nuestra cultura familiar que hace de los parques un destino ideal y económico para celebrar logros personales y días festivos con la familia y otros seres queridos. 

Uno de los aspectos más importantes para mantenerse sano y salvo este verano es la hidratación. Apenas estamos a comienzos de junio, y ya podemos observar temperaturas récord en todo el país y es importante reconocer los síntomas y signos de deshidratación, como:

  • Boca seca
  • Resequedad de la piel
  • Dolor de cabeza
  • Fiebre
  • Mareos
  • Náuseas
  • Debilidad o fatiga
  • Desorientación
  • Irritación

Esto es aún más importante para los deportistas y los trabajadores, como jardineros, obreros de construcción, o trabajadores del campo, los cuales corren un gran riesgo de deshidratarse al no estar bien preparados a pasar el día bajo el sol inclemente del verano. Los niños y adultos que pasan tiempo en el parque, en excursiones, o en la playa también pueden sufrir de la misma manera los efectos de las altas temperaturas que observamos durante estos meses. 

Una de las consecuencias más graves de la deshidratación es la pérdida de electrolitos. Los electrolitos son sales minerales presentes en la sangre y otros líquidos corporales responsables de la distribución del agua y juegan un rol esencial en la regulación del corazón y la función muscular. Algunos electrolitos incluyen el calcio, sodio, potasio, magnesio entre otros. Cada uno de estos es indispensable para asegurar que el cuerpo pueda seguir funcionando de forma correcta. 

Para prevenir estos síntomas y la pérdida de electrolitos, es necesario tomar bebidas que puedan contrarrestar los efectos de la deshidratación. Sin embargo, muchas de estas bebidas hidratantes en el mercado son ricas en azúcar y de alto contenido calórico, dos factores que pueden ser de gran relevancia para deportistas o aquellos con condiciones subyacentes como la diabetes, una condición muy común dentro de la comunidad hispana. Además, muy pocas de estas bebidas tienen electrolitos que son indispensables para la hidratación y recuperar el agua que se ha perdido. 

Natalie Mayor, VP de marketing para Genomma Labs, USA, empresa que produce marcas hispanas populares como Tukol, Cicatricure, y Tio Nacho, recalca la importancia de tomar en cuenta las necesidades y preferencias individuales del consumidor al desarrollar productos de salud y bien estar. 

Finalmente, nuestras comunidades van a poder pasar tiempo al aire libre en familia y con amigos. Pero, a pesar de la emoción de poder disfrutar del verano, es necesario cuidar de nuestro cuerpo y nuestra salud y mantenernos hidratados.