El acceso a métodos de control de natalidad y la educación sobre la planificación familiar genera beneficios a las latinas al aumentar significativamente el porcentaje de adolescentes y jóvenes hispanas que se gradúan de la escuela secundaria, revela un nuevo estudio publicado este jueves por la Universidad de Colorado.

La investigación, basada en datos del Censo recolectados entre 2009 y 2015, encontró que, específicamente entre las latinas, el índice de graduación de la escuela secundaria aumentó del 77 % al 87 % cuando esas estudiantes tuvieron acceso a programas y servicios de salud reproductiva, sea con respaldo del gobierno federal o en clínicas privadas.

Ese aumento de 10 puntos es mayor al aumento en el índice de graduación entre las jóvenes de los otros grupos étnicos, donde la diferencia es de sólo 4 puntos, subiendo del 88 % al 92 %.

Los beneficios incluso se dan entre aquellas estudiantes que no se gradúan, dice el estudio, ya que la deserción escolar entre latinas que recibe cuidados o información de salud reproductiva es un 22 % menor que entre quienes no reciben orientación en estos temas. Entre las jóvenes que no se gradúan de los otros grupos esa reducción es del 14 %.

Amanda Stevenson, principal autora del estudio y profesora de sociología en la Universidad de Colorado en Boulder advierte que sus investigaciones son las primeras de su clase al analizar el impacto que el aumento en el acceso a planificación familiar tiene en la educación de las adolescentes y las jóvenes.

El estudio también encontró que no existe una correlación causal entre ser madre en la adolescencia y abandonar la escuela.

“El argumento de que tener hijos en la adolescencia es la causa por la que las jóvenes no se gradúan culpa a las jovencitas de tener hijos para quedar en desventaja”, dijo Stevenson al presentar su estudio.

Añade que lo que aleja a las jóvenes madres de la escuela no es ser madres, sino “condiciones socioeconómicas desfavorables”.

El grupo de investigadores concluye que “nuestro análisis demostró que la expansión de servicios de intervención, designados para asegurarse que las estudiantes tengan acceso gratis y con mínimas barreras a métodos de control de natalidad aprobados por el gobierno federal, significativamente aumenta en todo el estado el porcentaje de jóvenes mujeres graduándose de la escuela secundaria”.