La vacuna de una sola dosis de aplicación está siendo utilizada cada vez más como una estrategia más eficiente para que los trabajadores campesinos de California reciban la protección contra el Covid-19, según destacan este jueves organizaciones locales.

En un esfuerzo conjunto entre las autoridades de salud, los ranchos locales y centros de ayuda a la comunidad, las vacunas que no necesitan una segunda dosis están siendo impulsadas entre la comunidad campesina de importantes zonas agrícolas del Estado Dorado.

“Hemos encontrado que la movilidad de los trabajadores agrarios puede ser un obstáculo para la aplicación completa de una vacuna de dos dosis”, explicó Michelle Shoresman, portavoz del departamento de Salud Pública del Condado de San Luis Obispo.

Por ello las autoridades de salud de ese condado, ubicado en el Valle Central de California, están dando prioridad a la aplicación de la vacuna de Johnson & Johnson que sólo necesita una dosis para facilitar la protección de los trabajadores del campo contra el Covid-19.

Con la estrategia de utilizar principalmente vacunas de una sola dosis, las autoridades de salud buscan proteger más eficientemente a estos trabajadores del campo.

Precisamente, este jueves el gobernador de California, Gavin Newsom, se aplicó la vacuna de una sola dosis de Johnson & Johnson en un evento en Los Ángeles.

Al recibir la vacuna, el demócrata, de 53 años, quiso remarcar que a partir de este 1 de abril todas las personas mayores de 50 años en el estado son elegibles para recibir la inmunización.

Desde el 15 de abril la vacuna estará disponible para todos los habitantes del estado mayores de 18 años.

Los campesinos eran elegibles para recibir la inmunización desde hace semanas, pero aún falta un gran trecho para lograr vacunar a toda este grupo de trabajadores esenciales, la gran mayoría latinos de bajos ingresos y que forman parte de los más afectados por la pandemia en California.

Las campañas desarrolladas por organizaciones comunitarias han ayudado a que los trabajadores agrarios superen prevenciones frente a las vacunas, como los efectos secundarios, la efectividad o hasta el temor a la deportación para los indocumentados.

Otro factor que han trabajado algunas entidades locales como Líderes Campesinas, una organización sin ánimo de lucro de Oxnard, tiene que ver con mostrar a las mismas empresas agrarias los beneficios de la vacunación de sus trabajadores.

“En el caso las vacunas hemos visto actitudes más favorables de los productores para facilitar la aplicación en las áreas de cultivo”, señaló Irene de Barraicua, portavoz de Líderes Campesinas.

Los latinos representan el 55.6% del total de contagios de Covid-19 con más de 1.5 millones de casos y 46.5% de los fallecimientos, aunque constituyen el 38.9% del total de la población, según datos del Departamento de Salud Pública de California.