En México, no se puede tener un cumpleaños sin entonar la tradicional canción “Las Mañanitas”, la cual se utiliza para festejar el aniversario de vida de cualquier persona. Sin embargo, por su carácter festivo, también es muy común cantarla en cualquier tipo de celebración, ya sea el “Día de las madres” o alguna fiesta patronal (festejo de algún santo). Esta canción ha pasado de generación en generación sin perder su enorme sentido, pero es muy complicado conocer su creación.

Un poco de historia

Por el estilo de la composición, se pudiera pensar que sería de las juderías sefardíes de la España Medieval. Cuando “el romance” como género llegó a territorio mexicano gracias a la llegada de los colonos, se usó como instrumento para evangelizar, traspasando el tiempo, año tras año. La romanza era el género que se entonaba, influido por la lírica española. Se trataba de un fragmento musical de carácter sentimental, escrito para una sola voz o un instrumento, distinguiéndose por su estilo melódico y expresivo.

Una vez concluido el movimiento de independencia en México, “Las mañanitas” surgieron como producto de nuevas interpretaciones, así como los corridos. Esta canción conservó varios elementos del “Viejo Continente”, pues se compuso con una métrica antigua del siglo XIX, pero formó parte de una nueva etapa para el país.

En la actualidad las mañanitas mexicanas hacen dupla con el vals en fiestas de XV años. La tradición inició con la intención de halagar a otra persona al cantársela, pero entrando al siglo XX, se citaba en los libros y pasó a ser una tradición más bien familiar, además de que surgieron variaciones.

La canción forma parte de las tradiciones festivas. (Foto de Carlos Ramírez)

Manuel M. Ponce, fundador del nacionalismo musical mexicano, escribió varias versiones. La más popular es la que se canta en los cumpleaños y celebraciones. El único detalle es que, al popularizarse en la sociedad mexicana, la versión se ha acortado y solo se cantan las primeras dos estrofas.

«Éstas son las mañanitas

que cantaba el Rey David,

a las muchachas bonitas

se las cantamos aquí.

Despierta, mi bien, despierta…

mira que ya amaneció;

ya los pajarillos cantan,

la luna ya se metió.

Abre ya tus lindos ojos y sal pronto al corredor,

pa’ que escuches mis cantares

que ellos son trinos de amor.

Despierta, mi bien, despierta…

Si el sereno de la esquina,

me quisiera hacer favor de apagar su linternita para que salga mi amor.

Despierta, mi bien, despierta…

¡Qué bonitas mañanitas

con su cielo de zafiro,

con su sol resplandeciente

que nos alegra el vivir!».

“Las mañanitas son una composición muy peculiar y de mucha historia en nuestro país; su música es muy alegre y va muy acorde en los tiempos con la letra. A pesar de que en los últimos años se ha cambiado un poco la letra, la base sigue. Por lo regular cuando nos contratan el 90% es para cumpleaños o alguna celebración donde nos piden las mañanitas de entrada y salida, esta canción nunca pasará de moda a pesar de que pasen los años, pues siempre la persona festejada siente bonita que su familia y amigos se la canten”, dijo Javier Enrique Saavedra López, cantante del mariachi “Los Caporales”.

Las mañanitas se cantan en casi toda las fiestas de cumpleaños. (Foto de Charlie Ramirez)

“A pesar de que pase el tiempo y lleguen canciones extranjeras como el “Happy Birthday”, las mañanitas son cantadas por todos, desde un niño hasta una persona de la tercera edad; las mañanitas son como el nombre de cada persona, no existe alguien en México, que no sepa la letra, es imposible que aquí, no conozcan o la canten”, dijo Saavedra López.

La contextualización que hacen al “Rey David” se debe a que, en la Biblia, David fue uno de los reyes israelitas. Nació en 1040 a.C. y murió en 966 a.C. Jesús fue su descendiente directo, de acuerdo con el Nuevo Testamento, y se le atribuye la autoría de los “Salmos”, un poemario devocional que contiene estilos babilónicos, sumerios y asirios. Esta poesía hebrea se mantuvo vigente y continúa de esta forma, siendo la fuente de inspiración para muchos himnos de origen judío, cristiano y musulmán. Entonces, en “Las mañanitas”, mencionar a David fue en honor al espíritu poético, además de que muchos consideraban que su talento provenía de un regalo divino.

Manuel M. Ponce también musicalizó y le dio una letra homogénea a la canción de “La cucaracha”, a pesar de no ser el autor original. Su intención siempre fue la creación de una identidad musical mexicana, la cual mantuvo durante su vida, y más después de la Revolución Mexicana.

(Editado por Melanie Slone y LuzMarina Rojas-Carhuas)



The post Así es la tradición de entonar ‘Las Mañanitas’ en los festejos mexicanos appeared first on Zenger News.