Las calificaciones más bajas (D y F) han aumentado respecto al año anterior entre los estudiantes de grados intermedios y de preparatoria del distrito escolar de Los Ángeles, el segundo más grande del país y donde los latinos son mayoría.

Así lo informó este lunes el superintendente de este distrito, Austin Beutner, quien presentó los resultados de una evaluación hecha a lo largo de diez semanas y que reflejan además que las mayores dificultades se presentan entre los alumnos que provienen de hogares con bajos ingresos, donde los latinos y los afroamericanos son mayoría.

Beutner dijo que las autoridades y educadores luchan contra la “ausencia virtual”, es decir estudiantes que se registran en las clases pero que no encienden sus cámaras o no realizan sus tareas.

El superintendente se quejó a su vez de que a pesar de que el distrito escolar “ha proporcionado más de 74 millones de comidas a niños y familias en todas las comunidades a las que atendemos, así como 8 millones de artículos y útiles necesarios”, no obstante los gobiernos del condado y de la ciudad “aún no han ayudado” como sí ocurre en otras grandes áreas metropolitanas del país.

“Sabemos que el mejor aprendizaje se encuentra en las escuelas”, a través de las clases presenciales, dijo el funcionario, quien al mismo tiempo aludió al alto número de casos de COVID-19 que se han contabilizado en este condado: más de 309,000 casos y 7,074 muertes.

“El área de Los Ángeles no está logrando el progreso que necesita para reducir el nivel general de COVID-19, y eso tiene un impacto directo en los niños de las escuelas públicas”, dijo el superintendente.

En su informe el superintendente reconoció que la situación es especialmente difícil para los estudiantes de bajos ingresos y “las comunidades con necesidades elevadas”.

Beutner anunció que a partir de la próxima semana el Distrito comenzará a expandir ayudas en persona para estudiantes con necesidades especiales, autorizará algún trabajo limitado de equipos de deporte y permitirá la instrucción a grupos de tres personas al mismo tiempo que deberán aplicarse el test de coronavirus.

Para el actual año académico 2019-2020, este distrito contabiliza 557,660 estudiantes, desde kínder hasta el último año de preparatoria, de los cuales el 73.4 % era hispano, según datos oficiales.