El hispano-estadounidense Pablo Ibar, condenado en 2019 a cadena perpetua por tres asesinatos por los que llegó a estar en el “corredor de la muerte”, aseguró desde la cárcel de Florida donde está recluido que va a demostrar que el juez del último juicio, Dennis Bayley, no fue imparcial.
“Tarde o temprano la verdad tiene que salir y yo voy a salir”, dijo Ibar en un vídeo grabado desde la prisión y enviado a la asociación española que le apoya en esta larga lucha judicial que está librando desde 1994, el año en que fue detenido por tres asesinatos de los que se declara inocente.
En unas declaraciones, el abogado Joe Nascimento, que representó a Ibar en el último juicio, confirmó que la apelación está decidida pero aún no han recibido las transcripciones del proceso que concluyó en 2019, necesarias para elaborar toda la argumentación, aunque le consta que llegarán pronto.

COSAS QUE NO SE HICIERON BIEN


Es un proceso de “muchos meses”, dijo Nascimento, quien recalcó que “hubo muchas cosas que no se hicieron bien en el juicio” presidido por Bayley.


La esposa de Ibar, Tanya Ibar, dijo que la apelación está en marcha y ya se hubiera presentado si no fuera por la demora “ridícula” de las transcripciones.


Tanya Ibar lamentó que por la COVID-19 no puede visitar a su marido (el cierre se ha prorrogado hasta el 15 de julio), pero dijo que él “lo está llevando bien”.


Con la cara cubierta por una mascarilla para protegerse de la COVID-19, que, según las autoridades, ha causado hasta ahora la muerte de 24 presos en Florida, Ibar pide a los que le apoyan que no dejen de hacerlo, porque los necesita para acabar con lo que considera una “injusticia” que no se “merecen” ni él, ni su familia.


TENÍA AL JUEZ EN CONTRA DE MÍ, DICE IBAR


La Asociación Pablo Ibar Juicio Justo publicó este miércoles el video en su cuenta de Twitter con un enunciado en el que Ibar da entender que la lucha va a continuar en los tribunales de apelación.


“Tenía al juez en contra de mí”, dice Ibar, quien se muestra seguro de que con ayuda de los que le respaldan lo va a poder demostrar ante la justicia y va a lograr su libertad.


Ibar lleva preso desde hace 26 años, de los cuales estuvo 16 en el corredor de la muerte, como se conoce el lugar reservado en las prisiones para los condenados a la pena capital.


Ahora está con la población reclusa general en un “dormitorio” en el que conviven unas 200 personas todas enmascaradas por la COVID-19.
En 2018, después de que la Corte Suprema de Florida anulase en 2016 el juicio en el que fue condenado a muerte, Ibar fue sometido a un nuevo proceso por los asesinatos de Casimir Sucharsky, dueño de un club nocturno de Miramar (sureste de Florida), y las modelos Sharon Anderson y Marie Rogers.


El 19 de enero de 2019 un jurado popular le declaró culpable y el 15 de mayo de ese año el juez Bayley le condenó a cadena perpetua.
Tras la condena, los abogados de Ibar notificaron a la justicia en el plazo reglamentario que la iban a apelar.


CUATRO JUICIOS Y UN MISMO CASO


En total, Ibar ha sido sometido a cuatro juicios por el mismo caso. Su supuesto cómplice en los crímenes, Seth Peñalver, que también fue condenado a muerte, lleva libre desde hace años, pues fue absuelto tras recurrir la condena y repetirse el juicio.


Nacido en Fort Lauderdale (Florida) hace 48 años, casado y padre de dos hijos, Ibar está recluido en la cárcel de Okeechobee, en el centro del estado, doce solo hay cinco casos confirmados de la COVID-19 ente los presos y cuatro entre los carceleros, de acuerdo con las cifras oficiales.


Según contó el pasado enero Andrés Krakenberger, portavoz de la Asociación Pablo Ibar Juicio Justo, Ibar está en un pabellón “con gente de mayor edad y donde ya incluso trabaja de peluquero, lo que al menos le da algo en qué ocupar el tiempo”.


La Asociación Pablo Ibar, con sede en el País Vasco (España), de donde proviene la familia paterna de Ibar, sobrino del fallecido boxeador José Manuel Ibar “Urtain”, lanzó una campaña de recaudación de fondos en su página web (www.pabloibar.com) después de que fuera condenado a cadena perpetua.


“La Asociación quiere aprovechar este primer aniversario de ese veredicto incomprensible para renovar su compromiso de conseguir los medios para que Ibar pueda contar con una representación letrada eficaz que lleve a buen término la apelación”, señaló en un comunicado el 19 de enero de 2020.


En septiembre de 2019 la española Movistar+ estrenó “En el corredor de la muerte”, una serie que indaga en la historia de Pablo Ibar y que fue protagonizada por el actor Miguel Ángel Silvestre (“Narcos”).