Hasta muertos reciben cheques

Denuncias por recibos de ayudas federales a personas ya fallecidas

Por Ana Maria Enciso Noguera

Del afán queda el cansancio. El acierto de la expresión ha sido confirmado de nuevo con los numerosos casos de personas ya fallecidas que han recibido los 1,200 dólares aprobado por el Congreso para mermar el impacto económico del COVID–19.
Desde mediados de abril empezaron a aparecer los comentarios en redes de ciudadanos confundidos e indignados porque habían visto aparecer un cheque en su buzón a nombre de un ser querido ya fallecido o había llegado el depósito a su cuenta bancaria.
Esto sucedió con personas que habían fallecido en el 2019, 2018 o incluso antes. Según Mark Everson, quien trabajó como inspector de la IRS entre 2003 y 2007, lo que sucedió en este caso fue que la IRS hizo un intercambio: a cambio de ganar velocidad, perdió precisión.
Si hubiera revisado caso por caso, comparándolo con los registros de Seguridad Social, habría tardado semanas o meses en enviar los cheques que tanto estaban necesitando los ciudadanos.
Así mismo, la IRS está, en estricto sentido, cumpliendo con la ley al enviar los cheques a personas ya fallecidas, pues la ley aprobada por el Congreso no contempla excepciones para quienes murieron en el 2018 ó 2019 después de pagar impuestos; explicó Nina Olson, ex jefe del Servicio de Defensa del Contribuyente, un organismo de control interno del IRS al LA Times
“La ley le dice al IRS que mire lo que el contribuyente informó en su declaración de 2019. ‘Miren sus ingresos y su estado de declaración. Si son elegibles en base a eso, hagan el pago’. No dice: ‘No hagas el pago a los muertos’”, explicó Olson.
Es decir que ese mismo intercambio de precisión por rapidez que hizo la IRS lo hizo el Congreso.
A pesar de que se siguen apilando las denuncias en redes sociales, no hay datos oficiales sobre cuántas personas se han visto afectadas por este problema ni hay una declaración oficial sobre cómo piensan resolverlo. No obstante, hoy la IRS publicó qué hacer en caso de recibir un cheque o consignación a nombre de un familiar fallecido: devolver el dinero.